13.5.13

NO HAY RECETAS




Lo oigo todo el rato: no tengo tiempo para esto, no tengo tiempo para lo otro, no tengo tiempo para pintar, danzar, leer, meditar, recitar mantras, parar, descansar... "x". Curiosamente muchas de las cosas que nos sientan bien y nos hacen disfrutar, crecer, sentir, investigar, crear, o simplemente reposar en la quietud.

¿Cuál es la receta para mantener la práctica en periodos de caos? No la hay.

A mi me ayuda poner la intención en estar lo más presente posible en el día a día... en cada turbulencia, en cada sensación, en cada tarea, en cada hueco silencioso y tomar la responsabilidad de traerme de vuelta cuando pierdo la presencia en el ahora. 

El regalo del caos es la atención y la escucha, pues todas las pautas conocidas mueren y la nueva información se presenta rápida e imprevisiblemente. Es un periodo de oro para estar en la espontaneidad del presente, sin dar nada por sentado. Es una ocasión para sentir la vida correr en las venas y hacernos palpitar con ella.

En esos momentos puede bastarnos el hecho de abrir el corazón y la consciencia a lo que hacemos en la vida cotidiana, momento a momento, con amor. Más allá del síndrome de "no tengo tiempo"... "no me alcanza el día"... todo se desordena...

A veces pasamos periodos en los que parece ser así, y entonces uno puede organizarse para hacer la práctica sobre la marcha, si no podemos sentarnos a meditar, o en los ratitos que siempre se abren. 

Podemos vivir nuestra vida cotidiana de todo corazón, a pleno amor, en la simplicidad de las pequeñas cosas.

Por nosotros, las personas cercanas y todas las relaciones. Y nuestro día, y nuestras tareas habituales, y las personas a las que tocamos se convierten en la mejor práctica de meditación.

TR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...