7.1.13

DEL PERDÓN





Te invito a mecer cerca de tu corazón la sola idea del perdón... sabiendo que todo movimiento de la vida es creación del Uno. Una cosa es saberlo, pensarlo y otra reconocerlo celularmente, integrarlo sin juicios de valor cuando aparece el dolor de las heridas. Heridas que existen en todos los tiempos y se manifiestan a través de la naturaleza misma y sus leyes, mediante la condición humana.

Tal vez llegue enseguida la idea y el sentimiento de algo frágil, algo puro que fue quebrado... algo indefenso que fue mancillado, sometido, agredido, víctima de un desequilibrio externo, tal vez interno... algún maltrato que puede que hayamos recibido y realizado sobre otros... alguna reacción ante lo que nosotros, nuestros seres queridos o nuestros ancestros sufrieron y ejecutaron a los otros...

Esa ruptura dejó una cicatriz, un dolor, miedo, rabia, tristeza, tal vez se manifiesta como preocupación ante no se qué, una cautela, una desconfianza. Ese daño puede ser una ilusión rota, una realidad que nos parece cruel, una violación del espacio sagrado, una incomprensión... y muchas veces lo que consideramos una profunda injusticia...

Por favor, miremos la amargura de nuestras cicatrices, el odio y el resentimiento que proviene de una memoria concreta e incluso de memorias que habitan en la sombra. Miremos las cicatrices de ese algo colectivo que sucedió tal vez hace años, siglos, milenios y que ahora hemos hecho nuestro al manifestarlo en el ámbito personal. Tal vez pertenece a la condición humana, aunque no nos guste. Tal vez la condición humana permita aceptar y redimir ese dolor hasta transformarlo en compasión.


Desde el dolor, quizás muchos de nosotros no podemos amar la realidad sin juicios, liberar la pena y sanar las heridas individual y colectivamente. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de darle al dolor un movimiento, un canto, una meditación, algo físico que nos permita mecerlo en nuestro corazón hasta entenderlo y aceptarlo en profundidad, plenamente.

Acunemos la fragilidad que se mancilló, cerca de nuestro corazón... acunemos la sola idea del perdón... de perdonar lo imperdonable, desde el amor. Sin justificar o quitar hierro a lo que ha ocurrido. Acunemos eso tal como es.

Acunar las respuestas ante lo imperdonable, cuidar del dolor conscientemente, se manifieste como se manifieste, permaneciendo presentes, cuidando de nosotros y de él cuando aparece en toda su magnitud, con todo nuestro amor.

Acunemos en el corazón el perdón, dejando llegar la compasión del corazón hacia todo lo que intervino en la ruptura y el dolor... tal vez en nosotros, tal vez en los otros, en el inconsciente colectivo, en nuestra raza, en algo que se repite en todos los tiempos... el quebranto de los cuerpos y las almas y que proviene de la locura humana, de lo que no podemos entender y llamamos la locura divina...

Uno de los desafíos de este tiempo es acunar el perdón, la sola idea del perdón cerca del corazón, acunarlo sin descanso, hasta que con las fibras del amor compasivo podamos liberar nuestro inconsciente de todo sufrimiento, nuestro ser de toda pena, de todo agravio pasado. Es un trabajo de por vida... quizás de muchas vidas...

Por favor, deja que vaya emergiendo la memoria en tus aguas, en la compasión del corazón y si no puedes perdonar, sigue acunando ese suceso que acaeció, o eso que desconoces pero que aún te hace reaccionar en el miedo, la ira, la tristeza, la preocupación... que hace oscura tu vida... el constante ruido, la pena del dolor.

Permítete sólo acunar, amar y acunar... sin ninguna expectativa de perdonar, sin forzarte a ello... sólo acuna al dolor indefenso y frágil cerca de tu corazón.

Ama, ama, ama... acuna con amor la sola idea del perdón.

Que la comprensión del Amor real pueda conducirnos más allá de todo juicio, de toda dualidad en las alas de la paz, el perdón y la compasión, hasta la última de nuestras fibras... y que podamos así ayudar a liberar el sufrimiento en nosotros y todos los seres sensibles.

Acunemos... cerquita del corazón... dancemos y cantemos con amor...

Esto viene con amor para todas las almas... 


TR


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...