12.8.12

GUARDAR EL UNO



Cuando se conoce al Uno, se realiza todo;
el que conoce al Uno no ignora nada;
el que no conoce al Uno no puede saber nada.
El Tao se manifiesta primero en el Uno,
que tiene, pues, un valor incomparable.

Ge Hong


Guardar el Uno supone conservar en el interior y concentrase en muchas cosas. Uno (yi) significa también "total" y "completo" en chino y, "Guardar el Uno", equivale a "mantener juntas", guardar las fuerzas vitales al completo, obrar de modo que nada se pierda. 

     Los diferentes Unos permanecen cada uno en su lugar, en correspondencia con el Cielo, la Tierra y el Hombre. Por eso se habla de los "Tres Unos". El Cielo obtiene el Uno en su claridad; la Tierra obtiene el Uno en su tranquilidad; el Hombre obtiene el Uno en la reproducción; los espíritus obtienen el Uno en la trascendencia. El metal se hunde en el agua, en tanto que la pluma flota; las montañas se levantan, mientras que los ríos fluyen; se mira sin verlo, se oye sin escucharlo; si se sabe conservar el Uno está presente; si no se cuida el Uno se pierde. Si se tiende hacia él se es feliz, si se le vuelve la espalda se es desgraciado. Los que saben conservarlo conocen una felicidad sin límites, los que lo pierden ven cómo su vida se seca y sus energías se agotan.
     El Anciano Maestro dice: "¡Inasible! ¡Vago! ¡En el centro están las imágenes! ¡Inasible! ¡Vago! ¡En el centro están las cosas!" (Daodejing, cap.21) Esto se aplica al Uno. Por eso se dice en los Libros de los Inmortales "el Uno mora en el Campo de Cinabrio inferior, dos pulgadas y cuatro décimas por debajo del ombligo".

El cuerpo taoísta. Kristofer Schipper. Ediciones Paidós.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...