30.3.12

GONGFU DE SAL




Motoi Yamamoto es un artista de la sal. Con ella realiza laberintos y conexiones a partir de inmensos espacios vacíos. Tarda semanas en tejer sus efímeros y precisos encajes de sal.

Los chinos hablan de Gongfu cuando existe un trabajo mantenido en el tiempo con absoluta dedicación... La perseverancia de las aguas cristalizada en la sal. Un ejemplo del amor, la perfección técnica y la paciencia... nacidos de la presencia.

Yamamoto trabaja con el yin en su más pura esencia... una meditación hecha arte, que me hace sentir el tejido formado por las conexiones que realizamos en esta vida efímera.

Conexiones sobre un espacio en blanco, un tiempo detenido, y muchos granitos de sal juntos arracimándose y dibujando patrones aparentes en el río de la vida... para después seguir su camino tomando la forma de otra corriente mayor...

Corrientes que aparentemente recibimos e impulsamos, y que más allá de nuestra voluntad humana cruzan en el reino de la ilusión esa tierra que nunca fue nuestra...

A todos los que me visitáis y participáis de esta conexión aparente... gracias por hacerme sentir célula conectada a un tejido vivo, infinito, al tiempo humano, terrestre y divino... Un tejido de amor. Recordándome la danza creadora, la danza-fuente que hace brotar del misterio sus sagradas formas una y otra vez a través de todo lo que existe...

Gracias por simplemente Ser.

TR


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...