28.9.10

MENTE Y OBJETO SON UNO



  " Bosque.
Miles de cuerpos-de-árboles y el mío;
las hojas saludan,
los oidos oyen la llamada del torrente,
los ojos ven en el cielo de mi mente,
una media sonrisa se manifiesta
en cada hoja.
Hay un bosque aquí.
Porque yo estoy aquí.
Pero la mente ha seguido al bosque
y se ha vestido de verde.

Las sensaciones dentro de nuestro cuerpo son un torrente ininterrumpido, tanto si somos conscientes de ellas como si no; por tanto, "cerrar todas nuestras puertas sensoriales" es de hecho imposible. Aun si fuéramos capaces de bloquearlos de alguna manera, la mente y la consciencia continuarían trabajando, y tendríamos imágenes, conceptos y pensamientos surgiendo de la memoria. 
       Algunas personas piensan que meditar es separarnos del mundo de los pensamientos y sensaciones para regresar a un tipo de estado mental puro en donde la mente se contempla a si misma y se vuelve "mente verdadera". Es una idea fascinante pero a menudo engañosa. Puesto que la mente no está separada del mundo de los pensamientos y sentimientos, ¿cómo puede partir y retirarse de sí misma? Cuando miro a los árboles delante de mi, mi mente no sale de mi para ir al bosque, ni tampoco abre una puerta para permitir entrar a los árboles. Mi mente se fija en los árboles, pero no son un objeto distinto. Mi mente y los árboles son uno. Los árboles sólo son una de las maravillosas manifestaciones de la mente.
       El sabio entra en samadhi y él o ella no sabe que hay un "mundo interior" que hay que descubrir. El mundo se manifiesta a si mismo aun cuando los ojos permanecen cerrados. El mundo no es ni interior ni exterior. Es vital y completo en cualquier objeto de contemplación -la respiración, la punta de la nariz, un kung-an, o cualquier otra cosa-, tan diminuto como una mota de polvo o tan grande como una montaña. Sea el objeto que sea, no está fragmentado de la realidad última. De hecho, contiene la amplia totalidad de la realidad."

El Sol, mi Corazón. Thich Nhat Hanh. Ediciones Dharma.

6 comentarios:

  1. Genial!
    Me encanta este libro, lo amo. Y el maestro Titch es realmente increíble en la capacidad de sintetizar el verdadero conocimiento.
    Es mi maestro Zen preferido.
    Gracias por este recuerdo tan hermoso (presté este libro hace mucho y ya no lo recordaba).

    Es buenísima esta enseñanza para reconocer lo que verdaderamente es la UNIDAD... y darnos cuenta que no es sólo esencial o potencial, sino que en el mundo, en el universo y en el sol, todos somos uno ahora... y lo único que se fragmenta o divide es la mente, al concebir como separadas cosas que nunca se disgregaron en realidad.

    Me apasiona este tema y te felicito por tu hermoso blog!

    MUY AGRADECIDO... y te seguiré visitando!

    Namasté!

    ResponderEliminar
  2. De nuevo tus palabras me emocionan y me hacen sentir con más intensidad lo que percibo
    que bello texto y que bella imagen
    Mi mente y los árboles son uno...
    esta mañana en mi paseo diario es lo que percibía

    Tratando de estar donde estás, mirando a tu alrededor simplemente, sin interpretar
    Ser consciente del espacio que permite que cada cosa sea

    Escuchar el sonido debajo de los sonidos, y ver la luz debajo de las sombras

    Gracias Bella Teresa, fuente inagotable de hermosas palabras

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la energía y el entusiasmo que han vibrado en este espacio con tus reflexiones, Ganapati.

    Para mi, Thich transmite sabiduría esencial en la belleza de sus reflexiones y destila compasión por todos sus poros.

    Un abrazo de luz para ti que soy yo y que somos todo.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Sintiendo lo explícito y lo implícito en esta danza de unidad...

    ¡Qué bello comentario, Arianna, como tu alma!

    Un abrazo llenito de amor.

    ResponderEliminar
  5. Y a mi me encanta que te pases...

    Un besazo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...