24.6.10

LA VIRTUD DEL CIELO



"Conseguir la excelsitud
sin la carga de las tendencias,
seguir los caminos del desarrollo
sin benevolencia ni rectitud.
Regir con éxito, sin deseos de logros ni fama,
el que descansa sin necesidad de ríos ni océanos,
el que consigue una larga vida sin organización,
el que lo pierde todo y sin embargo todo lo tiene,
el que se impulsa de forma calmada y sin fin
mientras todas las cosas buenas se le ofrecen.
Este es el Tao del Cielo y de la Tierra, 
la Virtud de los sabios. 


Dice el proverbio: serenidad, desapego, silencio, quietud, vacío y acción en la inacción, eso es lo que sostiene el Cielo y la Tierra, el Tao y la Virtud. Dice también el proverbio: El sabio descansa, descansa verdaderamente y a su comodidad. Este se muestra en la calma y el desapego, de modo que ninguna preocupación ni angustia pueden afectarle, nada ingrato puede molestarle. Su Virtud es completa y su espíritu no se ve agitado.
        También dice el proverbio que la vida del sabio es la obra del Cielo y que su muerte es la transformación de todo. Cuando está quieto, su Virtud es como el yin, cuando se mueve, su penetración es como el yang. No atrae ni buena ni mala fortuna. Actúa y se mueve como respuesta a fuerzas superiores. Cuando encuentra algo, se eleva. Ignora los conocimientos y la nostalgia, siguiendo solamente el modelo del Cielo. De este modo no se arriesga a ningún desastre del Cielo, ni tiene complicaciones con las cosas, ni acusaciones de nadie, ni cargos de los espíritus de la muerte. Flota en la vida, descansa en la muerte. No establece consideraciones ni hace planes para el futuro. Resplandece pero no se ve, su buena fe no tiene comparación, su sueño carece de ensoñaciones y se despierta sin miedo. Su espíritu es puro y sin tacha, su alma nunca se fatiga. Vacío, generoso, sereno y desapegado, está en armonía con la Virtud del Cielo."

El libro de Chuang Tse. Versión de Martin Palmer y Elizabeth Breuilly. Editorial Arca de Sabiduría.

4 comentarios:

  1. Es para repasar una y otra vez este profundo texto, empaparnos en tus palabras como agua fresca que aclara la mente y alivia el corazón, que hermosura, que claridad

    Gracias de nuevo querida por tus palabras llenas de luz
    un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  2. No hay cargas ni pesares, como dice Zhuang Zi, si descansamos en el flujo de la existencia Una, viviendo en el instante presente, vacíos, en armonía con la fuente de vida que nos conduce.

    Un abrazo amoroso, Ari.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla
    Un gusto revivir al sabio y simpático Chuang Tze

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose Manuel!

    Bienvenido a este espacio de compartir, gracias por comentar.

    Chuang Tse, gran sabiduría y proverbial sentido del humor en sus enseñanzas sobre la unidad.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...