29.5.10

RESTAURAR LA INOCENCIA


Fotografía: Anne Geddes


"Cuando el bebé nace, carece de conocimiento consciente, de apego a los placeres y a las posesiones y ataduras sentimentales. Desconoce por completo la riqueza y la pobreza, no tiene noción alguna del yo, la persona, el ser o la vida. Para el bebé todo está abierto; nada lo corrompe, porque es indiferente, ecuánime y puramente natural. 
       Al observar esto me doy cuenta de que este es el Tao de la restauración de la inocencia. Cuando los hombres son capaces de despertarse de forma radical y de cambiar por completo, de abandonar las ataduras hacia las cosas, vivir en el reino de la nada y de la informidad, de desarraigar los sentidos y los objetos condicionados por la historia, y eliminar la fuerza del hábito adquirido en la vida presente, permitiendo que todo sea abierto y transparente, puro y limpio, entonces, aunque el cuerpo sea viejo, se restaura la naturaleza; puede que exteriormente uno sea débil, pero interiormente es robusto. 
       Esto supone la restauración de la juventud, el estado original del bebé. De lo contrario, una vez que se ha perdido la realidad, ¿de qué sirve ser fuerte físicamente y ser robusto como un buey?"

Despertar al Tao, tesoros de meditaciones taoistas. Liu I Ming. Versión de Thomas Cleary. Editorial Arca de Sabiduría.

8 comentarios:

  1. Volver a la inocencia, el reino de la novedad.
    Gracias Teresa por la frescura que este escrito me ha dejado.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Si no os volveis como niños..."
    Un beso, querida.

    ResponderEliminar
  3. La vida en blanco, libre e incondicionada... sólo ser.

    Un beso grande, Neytiri.

    Gracias por pasarte y comentar.

    ResponderEliminar
  4. Al nacer una persona es blanda y tierna,
    al morir es dura y rígida.
    Todos los seres, el pasto y los árboles,
    cuando están vivos,
    son blandos y flexibles;
    pero cuando mueren
    están secos y quebradizos.
    Por lo tanto lo duro y lo rígido
    son los compañeros de la muerte,
    lo blando y lo tierno
    son los compañeros de la vida.

    Cap. 76 del Dao De Jing.

    Seamos Vida!

    Un beso fuerte, Amelia.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por estas grandes palabras y por recomendarnos el libro.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. de acuerdo con todo, salvo por aquello de: "Cuando los hombres son capaces de despertarse..."
    Descartado desde luego la posibilidad de que el hombre como objeto separado sea capaz de....

    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, Guillem, por dejar tu luz en este espacio.

    Un abrazo muy fuerte, de sol radiante.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...