26.12.09

ENSAYO Y ERROR



En el taoismo se dice que un niño permanece conectado y fundido con el Todo durante sus primeros años de vida y que después, poco a poco, la puerta del Cielo se cierra y olvida esa conexión. El llamado Cielo Anterior es el momento previo a la concepción de un ser, que también incluye el proceso de gestación hasta su nacimiento. De la no-forma, el niño pasa a formarse y una vez en el mundo fenoménico, olvida. Un niño sano existe sin más, explora su medio, acierta y se equivoca, ríe, llora, es él mismo, está fundido con su entorno y, en circunstancias normales, su fuerza de vida supera los obstáculos para desarrollarse sin apenas resistencias.
       Las prácticas de salud y longevidad taoistas, como tantas otras, tratan de restablecer la consciencia de la fusión que existe con la fuente de la vida, la unidad del mundo fenoménico con el que no tiene forma. A través del ensayo y el error han investigado la manera de favorecer el retorno a la fuente, recuperando la inocencia y la conexión que tiene un niño con el universo y ralentizando el desgaste natural del cuerpo físico, emocional y psíquico. Para los taoistas lo importante es que el ser humano desarrolle plenamente su potencial, sus capacidades, y cuando esto ocurre, las personas devienen espontáneas, flexibles, felices y contentas, como niños. 
      Un proceso de investigación conlleva aciertos y errores. En nuestro modo de vida podríamos llamar aciertos a aquellas elecciones que van en el sentido de nuestra alma, de nuestra naturaleza profunda, y cuyos resultados nos sientan bien en muchos aspectos, nos nutren, hacen crecer y desarrollarnos naturalmente. Y errores, a todo lo contrario. Aciertos y errores son lo mismo. Ambas experiencias hacen que seamos quienes somos. Nos enseñan el camino más natural para la expresión de nuestra esencia, nos ayudan a ser conscientes de los obstáculos internos que nos impiden fluir y ser quienes somos verdaderamente, aceptando el paisaje que aparece en nuestras vidas y las experiencias que elegimos manifestar. Podemos ser conscientes del fluir natural de nuestra vida y levantar las barreras que lo obstruyen en mayor o menor medida, ser quienes somos, y reir como niños.
      Os deseo unas felices fiestas y un fluir armonioso en el nuevo tiempo que llega, el 2010.  

6 comentarios:

  1. Feliz año Teresa! Hermosas reflexiones Taoístas, maestros en el arte de la sencillez y de lo inmediato.
    (Me ha encantado este vídeo, gracias¡)
    Namasté

    ResponderEliminar
  2. Gracias Zanara!
    Que tengas una entrada de año armoniosa, espontánea y plena.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Que el año 2010 te traiga todas las bendiciones del Señor, que la luz siempre te bendiga y el amor te rodeé.

    lindo tu post

    Isaac

    ResponderEliminar
  4. Que la Gracia que se derrama sobre ti, desvele la plenitud del amor que ya eres.

    Feliz año 2010!

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Nada se movia
    pero ella hizo salir todo
    del fondo de su ser
    cada primavera un nuevo niño nacia
    al ojo que mira a lo lejos con su ala de sombra

    no tiene mas que la luna creciente
    que sombrea en el misterio de los bosques
    ninguna sombrilla la proteje
    del sol escondido
    en el vientre de la montaña

    I SHIN DEN SHIN

    ResponderEliminar
  6. Hola Almagriot!

    Gracias por dejar esta belleza hecha de vientre y niño, vientre-luna. Luz de invierno que espera en el seno oscuro del tiempo la primavera en la que ha de nacer.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...