20.10.09

EL ESPACIO Y EL UNO



"Ahora considera esta idea: si no hubiera más que silencio, el silencio mismo no existiría para ti; no sabrías qué es. Sólo cuando aparece el sonido puede existir el silencio. Asimismo, si sólo hubiera espacio y no hubiese ningún objeto en él, tampoco existiría para ti. Imagina que eres un punto de conciencia flotando en la enormidad del espacio: no hay estrellas, no hay galaxias, sólo vacío. De repente, el espacio dejaría de ser tan vasto; ya no sería en absoluto. No habría velocidad, ni movimiento de un punto a otro. Para que existan el espacio y la distancia se necesitan al menos dos puntos de referencia. El espacio se genera en el momento en que el Uno se convierte en dos, y a medida que el dos da lugar a las diez mil cosas, como Lao Zi llama al mundo manifiesto, el espacio se amplía más y más. De modo que mundo y espacio surgen simultáneamente.
     Nada podría ser sin espacio; sin embargo, el espacio no es algo. Antes de que el universo llegara a ser, antes del big bang no había un enorme espacio vacío esperando ser llenado. No había espacio porque no había ninguna cosa. Sólo estaba lo No Manifiesto, el Uno (...) Dentro del mundo que percibimos por medio de la mente y de los sentidos, lo que se nos presenta como espacio es la expresión externa de lo No Manifiesto mismo. Es el cuerpo de Dios. Y el mayor de los milagros es que esa quietud, esa inmensidad que permite ser al universo, no sólo está ahí fuera, en el espacio, sino que también está dentro de ti. Cuando estás total y plenamente presente, lo sientes como el sereno espacio interno de la no-mente."
 
El poder del ahora, Eckhart Tolle. Editorial Gaia.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...