1.9.09

CAMINANDO EL AMOR




El amor es quien lo ilumina todo, quien nos hace caminar de vuelta al corazón de lo que llamamos Humanidad, el retoño nacido tras la cópula entre el Cielo y la Tierra, que se reinventa a cada instante. Es el artífice de que los nudos se disuelvan y tomemos consciencia de lo que ya somos: libres, ilimitados, vibración en creación constante. Dentro de esa vibración que somos tenemos zonas más densas que otras, notas más agudas o graves... simplemente somos, sin juicios de valor. Somos amor y, por lo tanto, perfectos en nuestra naturaleza. Y eso, a menudo, lo olvidamos.
       Podemos recuperar lo que somos aprediendo a no juzgar, a no interferir en el camino que traza nuestro ser, desnudándonos de las reacciones nacidas de la mirada parcial con que el ego y la mente ven el mundo para hacerlo manejable y poder entenderlo. Pero la comprensión real viene de algo más total, muy distinto. No necesitamos entender nada más sólo con la razón. La era de la razón acabó para dejar paso a una nueva manera de sentir y actuar.
       Nuestra vibración es minúscula en el universo y, como un átomo, perfecta en su dinámica. Su danza fluctuante forma parte de los caminos que toma nuestra alma para desarrollar su luz y así crecer. Podemos ir muchísimo más allá en su comprensión, enraizando la conciencia en el sentir de cada instante, trascendiendo la memoria de la historia humana, sus fronteras y atravesar nuestras ilusiones y resistencias hasta volver a nuestro centro silencioso y vacío. Y desde ese lugar de gozo y paz profunda crear y bailar en el infinito con una gran sonrisa en el alma, irradiando un amor que todo lo transforma, olvidando esa loca idea de que estamos separados de las demás formas de existencia. Desde la paz de mi alma os envío la luz silenciosa del inmenso amor que siento.

Teresa Rodríguez

2 comentarios:

  1. Bellisimo Teresa...cuanto amor decifrado en cada palabra, una danza donde el sentir y el actuar no pierden el ritmo, una danza donde el ego puede trascenderse.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Graciela, por el impulso luminoso que desprenden tus palabras.

    Aprendemos a danzar la trascendencia del ego desde el centro, origen del movimiento de la vida, del amor que todo lo inunda y lo disuelve.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...